El melasma se considera como una afección la cual genera que la epidermis comience a contar con parches de color café. Estos verdaderos parches en la piel suelen aparecer en la cara y en las zonas más expuestas al sol. Este problema suele atribuirse a una estimulación en los melanocitos junto con el aumento de hormonas femeninas.

Este problema suele ser habitual en el embarazo, en donde se le denominad como cloasma.

Mientras que puede no ser realmente grave, esta condición en la piel suele generar inseguridad, por lo que se puede mantener alejada de nuestra piel, haciendo uso de algunos remedios caseros, los cuales suelen no generar efectos secundarios como si sucede con otros tratamientos como son los tratamientos con láser o aquellos que recurren a cremas con químicos potentes.

Melasma

El uso de jugo de limón para eliminar el melasma: La naturaleza ácida del jugo de limón siempre ha sido utilizada para múltiples remedios para la piel, especialmente, porque nos puede ayudar a generar una exfoliación en la capa externa de nuestra piel, que es donde se genera este problema.

Hay que considerar que el jugo de limón cuenta con altas cantidades de vitamina C, una vitamina que logra reducir todos los tipos de pigmentación. Al utilizar el jugo de limón de manera regular, se lograra hacer que estas manchas en la piel, se vean descoloradas.

El jugo de limón al ser tan potente, se recomienda que una vez que se aplique en la piel, no se exponga al sol por lo mínimo por 4 horas. Para utilizar el limón, se recomienda que el jugo de este se vea mezclado con miel orgánica, debido a que el ácido puede ser muy fuerte para la piel. Para generar una mascarilla casera, se utilizada cerca de una cucharadita de jugo de limón, la cual se mezclara con dos cucharadas de miel. Una vez mezclados los ingredientes, se aplicara la mascarilla por toda la piel que se ve afectada.

Debido a lo potente que puede ser el jugo de limón, no se debe dejar por más de 20 minutos en la piel, para luego retirar con agua tibia, y terminar el proceso lavando una vez más la piel con agua fría para estimular la circulación de sangre.

Esta es una mascarilla contra el melasma que se puede aplicar como máximo tres veces a la semana. Por lo general, los resultados óptimos comienzan a verse a las tres semanas de uso.

Si la mascarilla genera un enrojecimiento en la piel, se recomienda descontinuar el uso. Esto suele suceder en quienes cuentan con pieles muy sensibles.

Tratamiento natural contra el melasma con cúrcuma: La cúrcuma es uno de los grandes remedios caseros a los que podemos recurrir. Por ejemplo, nos permite el generar una limpieza de cutis en casa, tan solo mezclando un poco de polvo de cúrcuma, junto con un poco de leche.

Para generar una mascarilla casera para la melasma, solo se deberá recurrir a dos cucharadas de leche, por cada una cucharadita de cúrcuma que utilicemos. Considerando esto, si debemos tratar grandes zonas de la piel, solo aumentaremos la cantidad de los ingredientes de manera proporcional.

Cuando se mezcle la leche con la cúrcuma, solo deberemos frotar la mezcla con la piel. Es importante que generemos un masaje con esta pasta, el cual debe durar cerca de 10 minutos. Una vez terminado el masaje, dejaremos que la mezcle hidrate nuestra piel por otros 15 minutos. El tratamiento finaliza limpiando la piel con un paño humedecido con agua tibia.

Se recomienda aplicar esta mascarilla casera contra la melasma, por lo mínimo, dos veces a la semana y máximo 4 veces.

Aloe vera: Finalmente, tenemos a otro producto que suele estar en todos los remedios caseros que tienen que ver con la piel, es el aloe vera, el cual destaca por cosas como ayudarnos a eliminar el acné, quemaduras, cicatrices, así como nos ayuda a generar un tratamiento facial contra las arrugas y para lo que analizamos en esta nota, eliminar la melasma.

Este es el remedio casero contra el melasma más sencillo, debido a que solo se deberá aplicar el gel de aloe vera sobre la piel que se está viendo afectada de manera directa, en donde se dejara por cerca de 20 minutos, para luego solo enjuagar con agua tibia. Este es un remedio que realmente puede ser aplicado todos los días, aunque es importante señalar que solo usemos el aloe vera fresco.

Aparte de recurrir a una de las mascarillas caseras antes señaladas, también se puede recurrir a lo que es una dieta rica en fibra, la cual ayuda a eliminar las toxinas dañinas dentro del cuerpo. Algunos alimentos ricos en fibra que deberán ser incluidos en la dieta, son el arroz, avena, la pimienta, alimentos de soja, nueces, semillas de girasol, entre otros.